Los Ángeles de la Cábala

Ángeles personales

Según muchas tradiciones, no solo la cristiana, desde el momento en el que nacemos y hasta nuestra partida, tenemos asignado un Ángel de la Guarda o Guía que nos acompañará a lo largo de todo nuestro camino. Este hecho es bien conocido por todos.

La Cábala, además nos dice que, a parte de ese acompañante tenemos asignados 6 de los Ángeles de los 72 nombres de Dios. Los 3 primeros se encargan del programa de vida, y son los ángeles personales. El ángel del cuerpo, el ángel de la mente y el ángel del espíritu, todos ellos dedicados al desarrollo de nuestro programa de vida en cada uno de sus aspectos. Desde el más material, hasta la parte más espiritual.

Los otros 3 ángeles, son los que trabajan con nosotros a lo largo de las encarnaciones; son los ángeles de nuestro tikún: El ángel de la Dirección, que nos orienta en nuestro propósito de vida; el ángel de la Unificación, que encontramos una vez activado nuestro propósito, y trabaja para encontrar la unificación con nosotros mismos y con nuestra esencia más divina; con todo lo creado. Por último y solamente cuando hemos logrado el proceso de unificación, podremos trabajar con el tercer ángel del tikún, el ángel de la Expansión. Esta solo es posible cuando hemos completado el proceso de unificación; entonces podremos expandirnos aportando luz y consciencia; el ángel nos orientará en el proceso y a través de sus cualidades, sabremos que tipo de expansión es la que deberíamos trabajar.

Se trata de una potente herramienta de autoconocimiento, que te abrirá nuevos caminos a la búsqueda personal de tu destino, de tu objetivo de vida.